Sal a Valle
Sal-a-Valle fue la primera carrera de relevos entre dos pueblos mágicos de la República Mexicana: Ixtapan de la Sal, Edo de México y Valle de Bravo, Edo de México.
Los equipos estaban compuestos por 5 corredores.
 

Desde muy temprano los participantes se reunieron. El primer corredor comenzó a las 5 A.M.

 
“Es la primera vez que participo en una competencia de correr en equipos. La experiencia fue completamente diferente a lo que esperaba, el hecho de correr en relevos te empuja a que cada vez que te toca correr le metas más intensidad que si fuera una carrera solo”- Diego Landa.
 
“120 kilómetros en menos de medio día sonaba ambicioso, pero pocas cosas te motivan tanto como la responsabilidad de correr por un equipo que tiene la meta a la vista” - Daniel Martínez.
 
“Estuvo poca madre la actitud y la motivación del equipo por las 10 horas de carretera, traíamos todo en la camioneta de Bamboo” - Pablo Maza.
 

“Sal–a-Valle fue una gran experiencia, la competencia fue muy sana con pura buena vibra de los equipos que participamos” - Pablo Maza.

 
” Es la primera vez que corro por un equipo, fue un reto físico y mental” - Daniel Altschuler.

 
“Correr por Chapultepec y aprovechar los pases dominicales de Reforma, no te preparan para las subidas y bajadas, el cansancio, la competencia y los paisajes que vivimos en Sal-a-Valle” - Daniel Martínez.

 
“Fue una experiencia inolvidable, es interesante cómo al ser un equipo la competencia puede ir cambiando durante la carrera, por lo que es aún más emocionante” - Diego Landa.
 

“Aunque fue un reto difícil, lo hicimos mejor de lo que esperábamos porque supimos adaptar la estrategia a lo largo de la ruta” - Pablo Maza.
Marzo 09, 2017 por Bamboo Life